La historia de Genji, De Murasaki Shikibu (Audio)

Hoy comenzó mi reto literario con un libro que pocos conocen. Se trata de La Historia de Genji, de Murasaki Shikibu. En japonés, el título es Genji Monogatari, que también se puede traducir como La Novela de Genji.

Podcast introductorio sobre La Historia de Genji

Resumen detallado de La Historia de Genji

¿Por qué leer La Historia de Genji?

Es la primera novela de ficción de la que se tiene registro. Nos llega de la mano de una autora japonesa que nos sumerge en la cultura del Japón del siglo XI.

¿De qué se trata?

La historia sigue a Genji, un hombre con una hermosura sin comparación que pertenece a la familia real y ocupa varios puestos dentro de la corte japonesa. Su belleza es prodigiosa y en sus años adolescentes tiene varios amoríos aquí y allá, pero a pesar de todo se las arregla para mantener su buena reputación.

Luego de un periodo de amoríos, se establece con una esposa y algunas acompañantes y posteriormente toma bajo su protección a varias mujeres sin ningún interés pasional. A lo largo del texto se ven las intrigas de la corte japonesa, sucesiones de reyes, y costumbres de la época.

En todos los capítulos hay muchos intercambios de cartas entre hombres y mujeres con poemas cortos que a veces ocultan mensajes confidenciales entre dos amantes. Estos mensajes se alternan con texto con una fluidez que poco a poco va entendiendo el lector.

Mientras va haciéndose mayor, las actitudes de genji hacia las mujeres van cambiando y se ve poco a poco más madurez en su carácter y en sus relaciones. Para esta época de su vida, el tema de retirarse del mundo y tomar los hábitos monásticos se hace predominante, hasta que finalmente genji muere y la historia sigue por unos pocos capítulos enfocándose en sus hijos y sus relaciones con la corona.

Finalmente la historia termina en un final abierto, probablemente porque la autora tenía intenciones de escribir nuevos tomos pero por algún motivo no siguió haciéndolo.

Resumen detallado (script del podcast)

Resumen del capítulo 1

Comenzamos con el capítulo 1, el pabellón de la paulonía, que parece un capítulo sacado de un cuento de hadas. Tiene una estructura muy hermosa y cuenta la vida de genji desde su nacimiento hasta los 12 años de edad.

En pocas palabras, el emperador tiene una cortesana a quien ama a pesar de su clase social más baja. Las demás mujeres de la corte japonesa están muy molestas por el favoritismo del Emperador y comienzan a perseguirla y acosarla. Se trata de una rivalidad tóxica entre mujeres de la corte japonesa ya que los hombres pueden tener esposa y cortesanas, y todas ellas luchan celosamente por la atención de ellos, y en especial del emperador. Para ellas, la atención de los hombres es una moneda de intercambio social con la que demuestran su prestigio y su valor.

La cortesana del emperador, a la que llamaremos la mujer de la Paulonía, se enferma en consecuencia de tanto abuso repetido una y otra vez, pero el emperador sigue muy enamorado de ella. Su corte conversa sobre cómo un enamoramiento similar acabó con un emperador Chino, pero afortunadamente la mujer se recupera y poco tiempo después tiene a un hijo llamado Genji. Es un niño realmente hermoso, tan hermoso y tan agraciado que la Kokiden, la esposa legal del emperador tiene temor de que reemplace a su hijo legítimo como príncipe heredero.

Por supuesto, por motivos legales y por el bajo rango de su madre, es imposible que Genji sea el príncipe heredero, pero aún así la rivalidad de las mujeres persiste y como el jardín de la Paulonía donde vive la cortesana está muy lejos de la cámara del Emperador, la mujer tiene que caminar bastante para llegar con él y en todo el camino es atormentada por las demás mujeres de la corte. Incluso en una ocasión varias de ellas la encierran en una galería sin importarles que el Emperador pueda enterarse y molestarse. Para ellas, es mucho más importante menospreciar a sus rivales con tal de superarlas a como dé lugar. 

Cuando Genji alcanza los tres años de edad, el Emperador arregla su ceremonia para vestirlo con sus primeros pantalones. Los preparativos son muy elaborados y los miembros de la corte están muy molestos por la preferencia del Emperador. E incluso así, no pueden odiar a Genji por lo perfecto que es. Este es un precedente de algo que ocurre mucho a lo largo de la novela: Genji, incluso haciendo cosas despreciables, suele salirse con la suya por sus encantos y suele no enfrentar las consecuencias de sus actos.

La mujer de la Paulonía vuelve a enfermarse después de la ceremonia y termina sintiéndose tan mal que el Emperador le permite irse a casa aunque en realidad hubiera querido mantenerla cerca. Casi inmediatamente, el Emperador envía a un mensajero y éste regresa con la noticia de que la mujer ha muerto. La favorita del Emperador ha muerto y el hombre está desconsolado, especialmente porque no hay forma de que Genji se quede con él. En esta época de la historia Japonesa, las mujeres eran las que criaban a los niños y vivían en lugares separados, incluso si estaban casados. Así que por tradición, sería escandaloso e indignante que un hombre como el Emperador se haga cargo de un niño. El emperador se quedaría sin su favorita y sin su hijo perfecto Genji. Lo único que puede hacer es enviar a las mejores ayas y mujeres para que sirvan a Genji, que terminó quedándose con su abuela.

Cuando llega a la casa de la abuela una de estas mujeres, nota que la casa está llena de maleza, y la maleza crecida es una muestra de desesperanza, tristeza y abandono tanto aquí como en muchas otras partes de la historia. La mujer mensajera le pide a la abuela de Genji que acuda al palacio para que el Emperador tenga cerca al menos un recuerdo de su cortesana favorita. Ella se niega pero envía a Genji a visitar a su padre, y cuando tiene 6 años la abuela muere y el muchacho comienza a vivir en el palacio ya que no hay nadie más que se haga cargo de él. Poco después de vivir en el palacio, llega una embajada de Korea y un fisionomista ve a Genji y sus facciones, diciendo que son facciones de alguien que será padre de la nación, pero hay algo desequilibrado que no encaja. Sus palabras son importantes, porque se hacen realidad posteriormente con los hijos de Genji, que alcanzan muy altos rangos.

Pasan los años y aún el Emperador sigue recordando con tristeza a la madre de Genji hasta que aparece una princesa llamada Fujitsubo, que se parece mucho a la que era su cortesana favorita y pertenece a un linaje más distinguido. Pero la madre de Fujitsubo se niega a enviar a su hija a la corte, y la princesa sólo accede a la corte cuando su madre muere, demostrando que las mujeres de rango en la sociedad japonesa de la época tenían cierto poder siempre y cuando sean capaces de expresar sus deseos. Fujitsubo se parece en algunos sentidos a Genji: es hermosa, casi perfecta, y su perfección y carisma la hacen difícil de odiar, incluso entre los celos comunes entre las mujeres de la época.

Tanto Genji como Fujitsubo pasan mucho tiempo con el emperador, así que se encuentran con frecuencia, y como Genji no recuerda a su madre y dicen que Fujitsubo se parece mucho a ella, el niño se encariña mucho y quiere estar con la princesa todo el tiempo. En la corte japonesa, los hombres y las mujeres se mantienen escondidos y alejados el uno del otro, pero al parecer el Emperador permite que ellos dos se encuentren por la conexión que tienen y el parecido en su relación como madre e hijo. Pasan los años, y cuando Genji tiene 12 años se celebra su ritual de iniciación como adulto.

Como parte de la ceremonia, tienen que cortar el cabello de Genji a la manera de los adultos, y el Emperador se lamenta de cortar un cabello tan hermoso, pero el corte de adulto se le ve igual de bien. Las ceremonias son incluso mejores y más llamativas que las que se arreglaron para el príncipe heredero, Suzaku, y el emperador decide darle a Genji y no a su heredero Suzaku, una esposa: la hija del Ministro de la Izquierda, llamada Aoi, quien es mucho mayor que Genji y no desea casarse con él. Pero el Emperador desea darle a Genji parientes femeninos con influencia en la corte.

El Ministro de la Derecha protesta porque su hija no fue escogida para una alianza, así que se arregla un matrimonio también entre la hija del Ministro de la Derecha y el hermano de Aoi, Tou no Chujo, para equilibrar la balanza del poder. Vale recalcar que Tou no Chujo tiene un papel muy importante en toda la historia como uno de los mejores amigos de Genji. Al final del capítulo 1 se describe como, a pesar de tener ya a su esposa, Genji casi no pasa tiempo con ella sino con el Emperador y en el palacio porque se ha enamorado de Fujitsubo, la princesa que se parecía a su propia madre. Como adulto, ahora no podrá verla sin una cortina entre ellos, pero ambos se consuelan tocando música juntos detrás de las cortinas en las noches

Resumen del capítulo 2

El capítulo 2 se titula “El árbol de la retama”, y comienza relatándose una reunión entre jovencitos nobles que están de guardia una noche y comienzan a hablar de mujeres. Comparten su punto de vista sobre qué tipos de mujeres son más agradables y Genji sale de allí con la idea de experimentar todo aquello a lo que sus amigos se referían.

Entre estos jóvenes está Tou no Chujo, que es incluso el cuñado de Genji y está casado, pero también compite con él para cortejar a otras mujeres. En este aspecto es importante recalcar la costumbre de los hombres de la época de tener a una esposa legal, a consortes de diferentes tipos, e incluso mujeres acompañantes y otras que estaban bajo su protección sin ningún tipo de interés sexual. 

Por una superstición de la época, Genji decide quedarse una noche en la casa del asistente de un gobernador para salir al día siguiente de viaje. Pero esa noche conoce a la esposa del asistente y tiene relaciones con ella, precisamente por la curiosidad que sus amigos despertaron en él. Después de eso busca seguir con el coqueteo, pero ella lo rechaza una y otra vez. Esto nunca le había pasado al joven, que estaba acostumbrado a que las mujeres se rindan ante su belleza y su perfección.

Genji está acostumbrado siempre a salirse con la suya, pero con esta mujer sencillamente no puede. Por eso se empeña en conseguir el amor de esta mujer llamada Utsusemi, e incluso toma a su hermano menor como protegido para tratar de acercarse a ella, pero nada sirve. En casa, la relación de Genji con su esposa sigue siendo muy fría y Utsusemi lo sigue ignorando.

Resumen del capítulo 3

En estos primeros capítulos se detallan las primeras relaciones de Genji con una serie de mujeres dentro y fuera de la corte japonesa. A pesar de que incluso tiene amoríos con mujeres casadas, vale recalcar que hasta ahora no se ha metido en problemas por ello e incluso goza de muy buena reputación.

Desde niño se ha salido con la suya por su apariencia y su encanto y es por eso que al no poder conquistar a Utsusemi el joven queda impactado. El capítulo 3 comienza con un intento más de parte de Genji por acercarse a Utsusemi, Genji va de nuevo a su casa y logra verla desde lejos mientras está jugando Go, una especie de ajedrez japonés, con su hijastra.

Cae la noche y Genji se atreve a entrar en su habitación con la intención de volver a repetir la experiencia sexual, pero esta vez ella se escapa. El trata de retenerla pero se queda con su ropa en la mano. Desde entonces la llama Dama del caparazón de cigarra, ya que su ropa es como el caparazón que deja atrás la cigarra cuando muda de piel.

Resumen del capítulo 4

En el capítulo 4, Genji encuentra de camino a su hogar una casa de mujeres muy altas y decide ir a curiosear oculto en su carruaje. La casa está cerrada y en las paredes hay unas plantas enredaderas con flores blancas muy hermosas así que le pide a un sirviente ir a recoger una de esas flores llamándoles por el nombre “belleza crepuscular”, que es también el nombre del capítulo. El sirviente vuelve con la flor introducida en un abanico perfumado que una de las jóvenes de la residencia le envió a Genji.

En el texto, el interés de Genji por la naturaleza contrasta con sus inclinaciones carnales y la flor con el abanico se convierte en un misterio muy atrayente, sobre todo porque hay un poema en el abanico escrito con una caligrafía muy refinada. En aquel tiempo, la caligrafía japonesa era también un arte y podía dar pista del género, el linaje, la educación, y el carácter de las personas.

La mujer, a quien ahora Genji llama la belleza crepuscular, había enviado el abanico perfumado confundiendo a Genji con otra persona, así que se sorprende cuando el joven le escribe una carta en respuesta y no sabe qué responderle. Genji piensa que la belleza crepuscular no le responderá y se entristece, pero sigue visitando con curiosidad la casa y pregunta por ella. Quiere saber su nombre, pues hay un significado íntimo en saber el nombre de una persona en la cultura japonesa, incluso si nunca se va a utilizar. Se entera de que es una mujer hermosa y que posiblemente sea la hermana del esposo del vicegobernador.

Mientras investiga a la belleza crepuscular, Genji visita a una dama que conocemos como la dama de Rokujo. Aquí el relato se hace muy vago, pero al parecer Genji tiene relaciones con ella a la fuerza y la mujer en vez de alejarse sigue buscando su atención y protestando cuando no la visita. De vuelta a la casa de la belleza crepuscular, Genji se viste y actúa como una persona de clase baja para entrar. Así, poco a poco, va ganándose la confianza de las mujeres de la casa mientras ellas piensan que es una persona común. Entre ellas, también se cruza con la belleza crepuscular, e incluso viajan juntos a una aldea cercana en compañía de su aya.

Esa noche, Genji se siente muy complacido y piensa en lo agradable que es el trato con esta mujer en comparación con la dama de Rokujo, que siempre está reclamándole y llena de celos. Llega la noche y cuando Genji se queda dormido, se le aparece el espíritu de una mujer hermosa reclamándole por no pasar tiempo con ella y frecuentar a una mujer de la baja sociedad. Asustado, Genji se da cuenta de que la belleza crepuscular está sudando y temblando. Al amanecer, la mujer está muerta y su aya también casi muere del dolor. Han sido los celos de una mujer, algunos dicen que la dama de Rokujo, los que le hicieron desdoblar su cuerpo para atormentar a esta joven hasta la muerte.

En la novela, los celos de una mujer son tan fuertes que pueden penetrar al reino espiritual e infringir daño físico. Analizando este punto en particular, reiteradamente se ve en la novela como en vez de unirse para resolver los problemas, las mujeres de la época se declaraban la guerra constantemente, pero en este caso la guerra era por la atención de los hombres. La identidad de Genji aún no se ha revelado y para evitar el escándalo, envían el cuerpo a un templo de las montañas. Esto denota cómo en la época la reputación de un miembro de la alta sociedad es incluso más importante que intentar buscar a los familiares de un muerto para que le den entierro de acuerdo a sus deseos.

Pero, en realidad, Genji se siente tan triste por lo ocurrido que constantemente está llorando y no descansa hasta lograr visitar a su belleza crepuscular en aquella montaña, conmoviendo a todos los monjes por su llanto. Su estado de ánimo le hace caer enfermo por 3 días hasta el punto que pensaban en la corte que iba a morir y cuando se recupera logra entender hablando con la aya de aquella mujer que la razón por la que nunca le dijo su nombre fue porque ella sabía que él era genji disfrazado de hombre de clase baja y era la manera que ella tenía de retribuirle sus mentiras. 

Resumen del capítulo 5

Durante mucho tiempo, Genji resiente la muerte de aquella joven, y en el capítulo 5, cae enfermo de malaria una y otra vez. Al no mejorar su condición busca curarse en un templo mediante encantamientos realizados por un sabio famoso. Acude a él en una montaña y no revela su identidad, pero el sabio se da cuenta de que se trata de un hombre importante.

El sabio le hace saber que en el lugar vive un sacerdote y cuando ofrece llamarlo, Genji insiste en que no lo haga pues su vestimenta no es suficientemente formal para encontrarse con un sacerdote. Parte del comportamiento y la cortesía de la época tenía que ver con lo que se viste para cada ocasión, como vemos en este fragmento.

Esa noche, Genji ve de lejos a una niña muy hermosa llamada Murasaki que vive con el sacerdote. Se parece mucho a Fujitsubo, la consorte del rey que se parecía tanto a la madre de Genji, así que el joven se impresiona mucho y por poco comienza a llorar. Pero en ese momento el sacerdote comenta que un hombre se ha quedado en el templo esa noche y la abuela de la niña cierra las persianas.

Desde ese momento, Genji comienza a hacer planes para llevar a la niña a palacio, y cuando finalmente el sacerdote logra hablar con él, le pregunta sobre la niña y se entera de que ella es sobrina de Fujitsubo, lo que explica su parecido. Genji le ofrece tomar responsabilidad de la niña, ya que su madre ha muerto, pero el sacerdote le responde que ella es aún muy joven para apartarse de su abuela. Incluso también habla con la abuela y se lo propone, pero ella le responde que Murasaki está muy poco educada para la vida en el palacio.

Ciertamente, escribir y portarse como una auténtica dama de la corte es importante incluso antes de pensar en introducir a una nueva dama en ese lugar, y cuando no existe ese entrenamiento las mujeres pueden ser tratadas como había sido tratada la madre de Genji. Sin embargo, la abuela de Murasaki quiere lo mejor para la niña, y no se niega de un modo rotundo, siempre dejando lugar a la duda, porque si lo hace la niña podría perder la oportunidad de tener un rango elevado en la corte.

En ninguna parte del texto nos dice que la atracción de Genji es sexual. Parece ser sólo su impresión al ver el parecido con Fujitsubo y un deseo de cuidar a la niña, pero después de leer lo que leímos de Genji todo parecería posible. El hombre tiene un trauma por haber perdido a su madre desde joven y una y otra vez intenta llenar ese espacio vacío con mujeres que se parecen o le hacen pensar en ella. Peor aún, cuando acude a su propia casa, Aoi su esposa es tan fría con él que incluso tienen que convencerla de ir a verlo. Cuando Genji dice que le gustaría que actuara más como una esposa, ella le responde que él también debería estar más tiempo en su propia casa.

En su matrimonio, Aoi puede decir cosas como esas sin ninguna consecuencia e incluso reprender a su esposo por su estatus, que es mayor que el de Genji. Así que, como ya es costumbre, se va de su casa y se entera de que Fujitsubo se enfermó y se fue a su casa, así que aprovecha para aparecerse en el lugar y tiene relaciones con ella, quedando la mujer embarazada de un hijo suyo que tendría que hacerse pasar por hijo del Emperador.

Ese mismo año, Genji se entera de que la abuela de la niña ha muerto y toma la delantera en ir a buscar a la pequeña Murasaki para darle albergue y educación en su hogar antes de que el padre venga y la reclame para vivir con él. Termina siendo casi un secuestro, pero en realidad Genji lo hace con la intención de hacer feliz a Murasaki y aunque en varios momentos puede aprovecharse de ella sexualmente, nunca lo llegó a hacer. Le provee educación, le da todo lo que necesita, y se asegura de que la niña esté satisfecha bajo su tutela mientras se educa para la vida en la corte.

Resumen del capítulo 6

En el capítulo 6, Genji y su cuñado y mejor amigo To no Chujo escuchan hablar de una dama llamada Suetsumuhana la hija del príncipe Hitachi que ahora ha caído en la ruina y compiten para ver quién la conoce primero.

Es una mujer muy tímida, poco sociable, le cuesta mucho hablar y relacionarse, por lo que al principio le causa aún más curiosidad. Después de verse detrás de cortinas y persianas, Genji finalmente la conoce cara a cara, y cuando descubre su rostro se da cuenta de que tiene una nariz larga y roja que la hace ver muy fea.

A pesar de su apariencia, Genji se simpatiza por sus circunstancias y la apoya económicamente. Mientras tanto, inicia con la instrucción de la niña, Murasaki, y admira su belleza con mucho respeto a su castidad.

Capítulo 7

En el capítulo 7, el emperador organiza una excursión al palacio de Suzaku, el príncipe heredero. La organización incluye todo un espectáculo donde Genji hace un acto de baile que hace llorar a la audiencia de la emoción. Al día siguiente le envía una carta a Fujitsubo preguntando si pudo darse cuenta que estuvo bailando para ella. Ella responde que sí se dio cuenta de la dedicación aunque no está tan claro si guarda sentimientos por el joven o si le escribe esas palabras para calmarlo.

De cualquier manera, Fujitsubo está cerca de dar a luz al bebé que es secretamente de Genji y se va a casa con su familia por una temporada. Durante todo este tiempo, Genji se ocupa de la crianza de Murasaki enseñándole caligrafía y los modales de una dama de la corte japonesa, todo de forma secreta y sin que nadie se entere de su presencia. La niña deja de estar de luto por la muerte de su abuela y se ve ahora muy hermosa en su ropa de colores.

Unos meses después, Fujitsubo da a luz a su bebé y lo llama Reizei. El niño se parece demasiado a Genji así que Fujitsubo tiene temor de que se descubra su secreto. Incluso cuando ella fue forzada a tener relaciones con Genji, la realidad es que si se sabe lo que ocurrió, ella tendría incluso más problemas que el joven. Genji también tiene mucho temor de que se sepa la verdad, pero al parecer el Emperador no le da importancia al parecido.

Cuando vuelve con la niña Murasaki, ella le pide que pase más tiempo con ella y Genji le responde que le gustaría, pero tiene que atender a su esposa Aoi. Sin embargo, le promete que cuando sea adulta la acompañará todos los días. También Aoi está insatisfecha, y más importante, el padre de Aoi, que es el Ministro de la Izquierda, así que el Emperador llama la atención a Genji de sus deberes maritales, ya que sus tonterías pueden convertirse en un problema político.

To no Chujo, el cuñado y mejor amigo de Genji también se siente resentido y comienza a espiar a Genji hasta que lo encuentra en un amorío con una mujer e irrumpe en escena robándose su ropa para dejarlo en vergüenza. Aunque ambos se ríen del asunto como si fuese una broma, desde este momento comienza la rivalidad entre los dos amigos y cuñados.

Al final del capítulo, se encienden nuevamente los ánimos de la corte cuando el Emperador nombra a Fujitsubo su emperatriz en sustitución de la dama Kokiden, una mujer con más influencia política y experiencia. Todos se sobresaltan, y Fujitsubo como nueva emperatriz ahora tiene más temor que nunca de que se sepa que Reizei es hijo de Genji y no del emperador. El niño sigue creciendo y se parece cada vez más a su verdadero padre. 

Resumen del capítulo 8

Más tarde, en el capítulo 8, se celebra el festival de la primavera y se muestran con detalle todas las tradiciones de la época. Después de las fiestas, Genji está embriagado y busca acercarse a Fujitsubo, pero solo hay una puerta abierta en el ala de las mujeres del palacio, y se encuentra con una mujer misteriosa llamada Oborozukiyo y tiene relaciones sexuales con ellas.

Sin embargo, no se entera de su nombre y ni siquiera ve su rostro directamente porque la mujer siempre se escondía detrás de un abanico. No es sino varias semanas después que Genji sabe que aquella mujer es Oborozukiyo, la hija de su rival político, el Ministro de la Derecha. Lo que es más, en las semanas siguientes suben de rango a Oborozukiyo y la mujer entra en la corte del príncipe heredero, Suzaku, con el que se casará en un futuro.

De esta manera, Genji habrá tenido intimidad con Fujitsubo y un hijo ahora segundo heredero del trono, y habrá tenido intimidad también con la que sería la emperatriz de Suzaku, el próximo emperador.

Resumen del capítulo 9

En el capítulo 9 ocurre algo muy importante en toda la novela: el Emperador abdica el trono así que ahora el emperador es Suzaku. También le pide a Genji que se convierta en el guardián y tutor del segundo al trono, Reizei, que en realidad es su propio hijo aunque nadie lo sepa.

Ahora que Suzaku es emperador, Genji tendrá que moverse con muchísimo más cuidado porque esto dará más poder político a la dama Kokiden, que desde un principio fue enemiga de la madre de Genji. Desde este momento, las cosas se empiezan a poner difíciles para Genji ya que no es el preferido en la corte que solía ser, así que varias de sus amantes dejan de escribirle o se muestran molestas con él.

Por otro lado, a pesar de la frialdad de su matrimonio, Aoi la esposa de Genji queda embarazada y acude a las ceremonias de reemplazo de la sacerdotisa de Kamo en su carruaje. Se ubica a propósito frente al carruaje de la dama de Rokujo y la humilla públicamente. Esta mujer está obsesionada con Genji y la hemos visto antes quejándose de que él no la visita lo suficiente.

Desde entonces, el espíritu de la dama de Rokujo comienza a atormentar a Aoi hasta el punto de que la mujer muere poco después de dar a luz. Al niño que nace de Aoi le llaman Yugiri, y Genji se da cuenta de que fue el espíritu de la dama de Rokujo el que mató a su esposa. Curiosamente, no se trata de una mujer muerta sino que ella desdobla su espíritu y es capaz de atormentar a otras mujeres por sus celos incontrolables.

Después de la muerte de su esposa, se organiza la ceremonia de iniciación de Murasaki. Ya tiene 15 años, es muy hermosa, está muy bien educada, y Genji le demuestra por primera vez un afecto más adulto. Murasaki se siente traicionada, pues durante todo este tiempo lo ha visto como figura paternal y no como un esposo.

Resumen del capítulo 10

Luego en el capítulo 10 volvemos a ver a la dama de Rokujo, la mujer que desdobla su espíritu. Ella no puede controlarlo y está asustada y atormentada por haber matado a Aoi, así que busca recluirse en un templo budista para purificarse.

Mientras tanto, el emperador que ya había abdicado, el padre de Genji muere dejando a su hijo Suzaku en el trono de forma más definitiva. Fujitsubo se hace sacerdotisa. Aunque Oborozukiyo está casada con el ahora emperador Suzaku, sigue teniendo encuentros clandestinos con Genji, pero las mentiras no se pueden mantener para siempre y la infidelidad sale a la luz.

El padre de Oborozukiyo y enemigo político de Genji los descubre ya que en una noche de tormenta Genji la está visitando mientras ella se siente mal y la tormenta crece hasta tal punto que le es imposible escapar. El Ministro de la Derecha acude para evaluar el estado de salud de Oborozukiyo y se encuentra con Genji en su cama y medio desvestido, así que se arma todo un revuelo, especialmente porque el Ministro de la Derecha está aliado con la dama Kokiden que es la madre del actual Emperador, y ahora Genji se encuentra sin ningún tipo de apoyo político por parte de su padre, así que puede caer sobre él todo el peso de sus acciones, especialmente al tener intimidad con la esposa del actual emperador.

Resumen del capítulo 11

El capítulo 11 es el más corto de todos, y únicamente se relata un breve episodio donde genji recuerda el reinado del anterior gobernador, su padre, mientras visita a una de sus cortesanas.

Resumen del capítulo 12

Por otra parte, el capítulo 12 es quizá uno de los más importantes, ya que Genji se ve obligado a enfrentar las consecuencias de sus actos, especialmente el revuelo político que causó la infidelidad con Oborozukiyo, así que es exiliado del palacio a un lugar llamado Suma.

Se despide del Ministro de la Izquierda, su amigo To no Chujo, y Yugiri, su hijo con la fallecida Aoi. Todos lloran su partida y él pasa a despedirse de Murasaki y envía cartas o visita a sus amantes por última vez. Murasaki, ya con 19 años, tiene que quedarse atrás.

Para entonces su relación con Genji ha mejorado mucho y son muy cercanos ya, así que él la extraña durante su exilio y se envían correspondencia. Para entonces, el amor entre Murasaki y Genji ha superado todas las relaciones fortuitas y sería su esposa principal de no ser por su rango.

Sin embargo, es normal en esta cultura tener varias esposas e incluso acompañantes menos formales, así que, al saber que Genji se quedará un tiempo en este lugar, el sacerdote de Akashi acude a él para ofrecer a su hija en matrimonio. Durante todo su exilio, Genji tiene tiempo para pensar en sus relaciones y su manera de actuar. También reflexiona constantemente en la naturaleza y en temas profundamente budistas.

Resumen del capítulo 13 en adelante

Desde el capítulo 13 y ahora que ya conocemos el tema central de la novela, podemos hacer un resumen más breve.

Comenzamos hablando del exilio en Suma. Hay un tiempo de tormenta muy fuerte, y durante esa época el antiguo emperador se le aparece en un sueño a Genji diciendo que salga de de ese lugar, así que acude a vivir con el sacerdote de Akashi y toma a su hija como esposa.

Es una mujer de muy bajo rango y tampoco puede ser su esposa principal, al igual que Murasaki, pero a diferencia de ella, queda embarazada al poco tiempo. Vale recalcar que Murasaki aún no ha tenido un hijo con Genji. Por ese tiempo, el emperador Suzaku también tiene un sueño con su padre diciéndole que perdone a su hermano Genji, así que lo manda a llamar y lo trae del exilio, pero la dama Akashi se debe quedar atrás. Regresando del exilio, Genji vuelve a ocupar puestos políticos y al año siguiente el emperador Suzaku abdica el trono, tal cual como hizo su padre, y es reemplazado por el emperador Reizei, hijo ilegítimo concebido entre Genji y Fujitsubo, solo que nadie más lo sabe.

Para entonces es mucho más evidente el parecido físico entre Reizei y Genji, pero nadie cuestiona su descendencia. Ese año la dama de Rokujo, la que desdoblaba su espíritu, también muere y Genji adopta a la hija de la dama de Rokujo para protegerla, poniéndola al servicio del palacio.

Si recordamos en el primer capítulo lo que dijo el fisionomista de Genji, ya lo comenzaremos a entender. Le dijo que sería muy influyente y padre de la nación, pero que algo estaba desequilibrado. Precisamente, Genji es ahora padre del Emperador Reizei, solo que nadie se ha enterado de su parentesco.

Durante el exilio de Genji, Suetsumuhana la hija del príncipe Hitachi ha estado económicamente muy mal, pero todo este tiempo ha esperado con confianza a Genji. Su jardín se ha convertido en un bosque, pero Genji la busca y la trae bajo su protección en el capítulo 15. Es un episodio muy sentido donde se ve una actitud de espera y confianza impresionantes por parte de la mujer, y una completa convicción por mantener su palabra por parte de Genji. Cultura japonesa en su máxima expresión.

Precisamente para estos momentos, Genji está construyendo una nueva residencia con suficiente espacio para traer a las mujeres que fueron importantes en su vida y darles protección, y Suetsumuhana fue una de ellas. Después de muchos años, Genji vuelve a ponerse en contacto con Utsusemi, la dama del caparazón de cigarra, y con su hermano menor que había estado bajo su protección muchos años atrás. Su esposo ha muerto y ella ha decidido unirse a un monasterio para evitar casarse con otro hombre. A pesar de no contar con la protección de un hombre, aún se niega a recibir cualquier tipo de atención por parte de Genji.

Por otro lado, la enemistad entre Genji y su antiguo cuñado y mejor amigo se intensifica. Esta enemistad comenzó cuando éste le hizo una broma al encontrarlo con otra mujer y dejarlo sin ropa, pero ahora compiten por llevar a una nueva cortesana al palacio. Genji está apoyando a la hija de la dama de Rokujo, que quedó a su protección cuando su madre murió, y finalmente le ayuda a ganar un concurso de arte con una de las obras que él mismo pintó mientras estaba en el exilio en Suma.

Poco después, Genji finalmente termina de construir su nueva residencia, y sigue trayendo a mujeres con las que ha estado relacionado para darles albergue y protección. Busca entonces a la dama Akashi, con la que se había casado durante su exilio. Ella había quedado embarazada y le ha nacido una hermosa niña. Murasaki, a quien conocimos como una niña pero que ahora es una mujer y la principal compañera de Genji, envidia a la dama Akashi porque, aunque sabe que Genji la ama más que a nadie, no ha podido darle ningún hijo y no tampoco puede figurar como esposa principal debido a su estatus social.

Finalmente, Genji decide adoptar a la hija de la dama Akashi para que se convierta en su hija oficial con Murasaki. La dama Akashi se debate pues no quiere apartarse de su hija, pero sabe que estará mucho más segura bajo la custodia de su padre. Luego viene todo un episodio de luto en el capítulo 19, cuando muere Fujitsubo, y Genji siente una tristeza enorme. Ella había sido una mujer importante en su vida y en su corazón.

En ese momento, el Emperador Reizei se da cuenta de que él es en realidad hijo de Genji con Fujitsubo e intenta hacer que Genji se convierta en heredero del trono, pero su padre le pide que mantenga el secreto. Fujitsubo ha muerto con la angustia de que su secreto sea conocido, y se le aparece a Genji en un sueño perturbada porque sus pecados han sido revelados. Así que al día siguiente Genji realiza oraciones y un servicio memorial para el descanso de Fujitsubo.

Para entonces Genji tiene más de 30 años y su hijo con Aoi, Yugiri ha crecido. Cuando Yugiri llega a la mayoría de edad, se hace una ceremonia en su honor. Pero después de la ceremonia, Genji le obliga a estudiar en la Academia diciendo que será lo mejor para él y que todo el mundo se ríe a espaldas de un hombre ignorante. Pero ir a la Academia no es costumbre entre hijos de la aristocracia, y Yugiri se siente avergonzado, especialmente porque deseaba estar con una amiga de su infancia llamada Kumoi no Kari, de la que se ha enamorado. Así que Yugiri se debate entre sus estudios, el amor por Kumoi no Kari, y los conflictos de la corte.

Para ese tiempo, Genji adopta como hija a Tamakazura, una joven muy bella que está tratando de huir de un hombre que quiere hacerla su esposa casi a la fuerza. Así que ahora ella también comienza a vivir en la casa que Genji ha construido para dar albergue a sus mujeres. En Año Nuevo, varios cortesanos visitan la residencia de Genji como parte de la celebración. Logran ver por pura casualidad a Tamakazura y se maravillan de la belleza.

Mientras tanto, Murasaki está criando a la joven dama Akashi, nacida de Genji y su otra esposa en el exilio. La han adoptado como su propia hija, pero Genji se lamenta de que la dama Akashi y su hija no puedan estar juntas. Mientras va creciendo, Tamakazura se convierte poco a poco en la joven más hermosa de la residencia de Genji, e incluso él comienza a sentir algo por ella a pesar de estar a su cuidado casi como una hija. Finalmente, le confiesa su amor entre bromas, y ella inicialmente no entiende las indirectas, pero cuando se da cuenta de que Genji la está pretendiendo lo toma muy mal, ya que ella lo ve como un padre.

Tamakazura comienza a sentirse incómoda por la atención que recibe en la residencia de Genji, especialmente por las indirectas que le lanza Genji siempre que tiene oportunidad. Para ese tiempo, recibe una visita de su hermano y Genji aprovecha la ocasión para soltar un grupo de luciérnagas donde ella se encuentra para poder verla a través de las persianas de bambú durante la noche en una escena que resulta muy romántica e idílica. En una ocasión, también le enseña a tocar el koto, un instrumento japonés de cuerda con el que Genji es muy diestro. Al final del día, termina acostándose en la misma cama que ella, aunque no tienen relaciones sexuales.

Otro que se siente encantado por la belleza de Tamakazura es Yugiri, el hijo de Genji. El mismo Reizei, emperador y otro hijo de Genji también se cruza con ella y se impresiona de su belleza, así que Genji aprovecha la ocasión para arreglar todo y enviarla para atender al emperador en el palacio. De esa manera también dejará de tener cerca la tentación de una mujer tan hermosa.

Antes de que pueda irse la jovencita, Yugiri aprovecha para hacerle saber cómo se siente y le confiesa su amor colgando flores en su persiana de bambú. Pero finalmente, todos los planes para Tamakazura se ven frustrados cuando un hombre se enamora de ella y la viola, terminando la joven embarazada de este hombre, llamado Higekuro.

Desde este momento, Tamakazura pasa a ser un personaje secundario y no gira tanto la historia sobre ella ni de su belleza. Una vez más, las consecuencias de las acciones de un hombre arruinan no solo la reputación y el futuro del hombre sino también de la mujer afectada.

Pasamos entonces a la joven dama Akashi, que es la niña hija de Genji, fruto del matrimonio que Genji tuvo en el exilio en Suma, y que fue posteriormente adoptada como hija con Murasaki. A diferencia de Tamakazura, ella sí tiene más suerte y está a punto de ingresar a la corte real. Genji prepara su ceremonia de iniciación de la forma más elegante e inicia una competencia de incienso para buscar los aromas más agradables. La joven dama Akashi entra a la corte imperial, nada más y nada menos que casándose con el príncipe heredero. Se acerca el cumpleaños 40 de Genji y su hijo el emperador ordena concederle un rango equivalente al de Emperador Retirado. Con esto se cumple aún más lo que había dicho el fisionomista koreano a Genji, que no sería un hombre común, pero tampoco sería un emperador.

Así como Tamakazura tuvo un papel predominante en la historia, ahora toca el turno con la tercera princesa. Ella es hija de Suzaku, quien había sido emperador y dimitido dejando a Reizei. Ahora es un hombre de edad avanzada y se siente preocupado por su hija menor, cuyo nombre no se dice sino solo su título: la tercera princesa. Suzaku le pide a Genji que se case con ella para que le de albergue, pero se trata de una niña y Genji lo hace tan sólo para mantener la formalidad y tener una excusa para traerla a su cuidado.

Entra también en esta parte de la historia un jovencito llamado Kashiwagi, que es hijo del cuñado y mejor amigo de Genji, To no Chujo. Kashiwagi ve en secreto a la tercera princesa y se enamora de ella, cada vez teniendo más pensamientos por la muchacha. En eso, después de un concierto que arregla Genji para Suzaku, Murasaki se enferma gravemente y él se desvive atendiéndola, ya que es la esposa que más ama. Incluso vuelve a aparecer el espíritu de la difunta dama de Rokujo, y le provoca escalofríos a Genji. Durante todo este tiempo con Genji atento a otras cosas, Kashiwagi aprovecha la confusión y viola a la tercera princesa, quien queda embarazada.

Poco después, Genji se entera de todo por una carta de amor que encuentra y reclama a Kashiwagi lo que ha hecho con sarcasmo durante un ensayo de música. Tanta es la impresión de Kashiwagi que cae enfermo y muere. Habiendo cumplido Genji 48 años, su esposa la joven tercera princesa da a luz a un niño llamado Kaoru después de la violación de Kashiwagi, y Genji lo adopta como hijo suyo para no revelar lo que ocurrió con Kashiwagi ni causar vergüenza a la tercera princesa.

El joven Kashiwagi ha muerto, pero antes de morir pidió al hijo de Genji Yugiri que cuide de su familia. Yugiri comienza a frecuentar y cuidar a la familia del joven, y la madre del fallecido envía a Yugiri una flauta que pertenecía a Kashiwagi como apreciación por todo lo que ha hecho por su familia.

Al tener tantas relaciones con la familia de Kashiwagi, Yugiri se termina enamorando de la ex esposa, viuda de Kashiwagi, pero la mujer no le corresponde. Aún así, él la fuerza a tener relaciones y su esposa, que había sido su amiga de la infancia y amor juvenil, se molesta hasta el punto que decide irse con su padre sin escuchar ninguna excusa. Así que Yugiri se quedó sin una ni la otra.

Y así llegamos al capítulo 40, en el que la dama Murasaki cae enferma nuevamente, y esta vez parece que no sobrevivirá. Genji está muy triste por la enfermedad del principal amor de su vida. Ella desea tomar los votos monásticos antes de morir, pero al no poder hacerlo decide realizar un servicio budista y ora por su felicidad en su siguiente vida. Al morir la esposa que más amaba, Genji se siente desconsolado, y sigue estándolo por mucho tiempo. Él realmente no encuentra consuelo por la muerte de Murasaki, así que en el capítulo 41 decide retirarse a un monasterio, quemando todas las cartas de sus anteriores amoríos.

Desde el capítulo 42, la historia deja de lado a Genji para centrarse en Kaoru, el hijo de la tercera princesa con Kashiwagi, el que Genji adoptó como suyo. Genji muere y su familia prospera muchísimo. Al igual que con Genji, al principio del capítulo se describe de forma muy poética la belleza de Kaoru y sobre todo el aroma delicioso que desprende su cuerpo, que parece un incienso dulce incluso sin estar perfumado.

A sus 20 años de edad, Kaoru sospecha que hay algo que no sabe sobre sus padres, pero aún no lo descubre. Él también tiene amoríos con varias mujeres, pero su carácter no es tan resuelto como el de Genji y no logra concretar nada. No es un hombre que toma la iniciativa en el amor y es muy indeciso, de hecho, si la autora considera a Genji un héroe ya que a pesar de su promiscuidad terminó haciéndose cargo y cuidando a todas sus amantes, Kaoru termina siendo todo lo contrario, un anti-héroe y todo lo que Genji no fue: un desastre en el amor. Uno de sus amores se llama Oigimi, hija de un hombre de inclinación muy espiritual que vive recluido con sus hijas, y cuyo estilo de vida Kaoru reconoce como el que todos deberían seguir para ser felices. El capítulo tiene una gran influencia budista en toda su extensión.

Pues bien, cuando el padre del amorío de Kaoru Oigimi muere, deja a sus hijas al cuidado de Kaoru teniendo este apenas 23 años. Kaoru arregla el matrimonio de una de ellas con Niou Miya, un hijo de la joven dama Akashi. En cuanto a Oigimi, él le declara su amor, pero no es correspondido. Aún así, Kaoru sigue intentando conquistar el corazón de Oigimi, pero ella quiere que se case con su hermana, que todavía no ha formalizado su unión con Niou Miya.

Incluso los deja solos en una habitación toda una noche, pero Kaoru no la toca en ningún momento. Con el tiempo, Oigimi se enferma y muere entre los brazos de Kaoru, quien no había dejado de amarla. Kaoru pasa por un año entero de luto y al término de ese año cuando ya se ha sentido un poco mejor, Kaoru se casa con la hija del emperador, pero aún no supera la tristeza de la muerte de Oigimi.

En una visita al templo, se encuentra con Ukifune. Ella es media hermana de Oigimi, y él se enamora de ella. No tuvo suerte con Oigimi, pero parece que Kaoru está empeñado con salir con alguna de sus hermanas por lo menos, y quiere intentarlo esta vez con Ukifune, pero la mujer constantemente atrae a muchos pretendientes que en realidad están detrás de las propiedades de su padre. Sin embargo, su madre quiere que se case con un hombre de la nobleza y la deja al cuidado de su media hermana con la intención de casarla con Kaoru.

El jovencito canta victoria, ya que estaba enamorado de ella, pero aún así no toma la iniciativa a tiempo. Niou Miya, cuñado de Ukifune, se interpone en la relación y se la lleva a Uji para alejarla de todos. Comienzan las rivalidades entre Niou Miya y Kaoru por el corazón de Ukifune, y esta comienza a enamorarse de Niou Miya. Pero cuando recibe una carta recriminatoria de Kaoru comienza a debatirse entre los dos hombres. Ukifune finalmente termina huyendo y nadie la encuentra. Piensan que se ahogó y se arregla un funeral tratando de esconder la verdad. Kaoru se siente muy apesadumbrado por lo que ha ocurrido, pero Ukifune no ha muerto. La ha ayudado el prelado de Yokawa y se encuentra en su casa recuperándose. En todo este tiempo no reveló su nombre, pero manifestó su deseo de retirarse a un monasterio.

En eso, la joven dama Akashi recibe a una sacerdotisa de encantamientos, que le comenta sobre esta mujer que se había retirado a un monasterio, y al escucharlo Kaoru se entera de que Ukifune está viva. Así que va con Ukifune para tratar de sacarla del monasterio, pero ella no quiere volver a la vida secular y no piensa en nada más que el entrenamiento budista. Kaoru regresa del monasterio, aún enamorado y no correspondido. Y de esta forma termina la historia de Genji, con un final un poco abrupto que para algunos es el final planeado por la escritora y refleja cómo la vida sigue su curso sin un final particular mientras que otros dicen que nunca se planeó un final y que tan sólo se dejaron de publicar nuevas entregas.

Más episodios del podcast

Libro 3: Insolación, de Emilia Pardo Bazán Reto 1001 Libros

Uno de los primeros libros feministas, adelantado para su época y duramente criticado por algunos como pornografía.Personajes:Asís Taboada: Joven viuda hace dos años, marquesa de AndradeDiego Pacheco: Gaditano, alegre y seductor. Recién conocido por Asís en una reunión socialGabriel Pardo: Comandante y buen amigo de Asís de mucho tiempo atrás
  1. Libro 3: Insolación, de Emilia Pardo Bazán
  2. Libro 2: El Cantar del Mio Cid
  3. La historia de Genji – Resumen detallado
  4. Libro 1: La historia de Genji
  5. Trailer del podcast Reto 1001 Libros

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: