La quercetina y su utilidad en el síndrome metabólico

¿Tienes el colesterol alto? ¿Sufres de obesidad? Podrías tener inflamación sistémica. ¿Qué puedes hacer para evitar que afecte a tus órganos? Aprende algo nuevo sobre la quercetina, un antioxidante común en algunas frutas y vegetales.

La quercetina es un flavonol, un tipo de flavonoide que encontramos en frutas y vegetales. Estas son sustancias que defienden a las plantas y las mantienen sanas. También funcionan en nosotros como antioxidantes, tienen efectos anti-inflamatorios, y muchos otros. Cada flavonoide tiene sus características y usos, pero muchos de ellos no han sido muy bien estudiados.

Nuevo estudio sobre la quercetina en el síndrome metabólico

Hace muy poco se publicó un nuevo estudio sobre la quercetina. Es un meta-análisis, un estudio que sintetiza muchos estudios y les da más valor. Sus autores revisaron 16 estudios, analizaron sus datos, y dieron sus conclusiones.

Los estudios eran con pacientes de síndrome metabólico que recibieron suplementos de quercetina. Se demostró que estos suplementos reducen el colesterol total y el colesterol LDL, también conocido como colesterol malo. También redujo una sustancia en la sangre que aumenta cuando hay inflamación, llamada proteína C reactiva. Al reducir la inflamación, también reduce el riesgo de crear placas de grasa en las arterias (aterosclerosis). Así disminuye también el riesgo de que se rompan y causen infarto, accidente cerebro vascular (ACV), trombosis, y otras consecuencias.

Para aprovecharnos de las propiedades de la quercetina, podríamos consumirla en suplementos. También podemos buscarla en alimentos naturales como los arándanos, las fresas, el brócoli y la cebolla. Por supuesto, la constancia es lo que hará la diferencia, y las buenas porciones de estos alimentos si preferimos fuentes naturales.

Algunos detalles sobre el estudio

La quercetina parece muy prometedora para reducir niveles de colesterol. Se ha administrado como cebolla en polvo, jugo de uva, extracto de cebolla, entre otros. Las dosis generalmente están entre los 100 y los 250 mg al día.

Es poco probable que la quercetina aumente los niveles de HDL (colesterol bueno) o que reduzca los triglicéridos, al menos según los resultados de este estudio. Sin embargo, podría prevenir la acumulación de grasa en el hígado (a través de una enzima llamada AMPK) y mejorar el metabolismo de la insulina (estimulando a la formación de un receptor PPAR-γ en el núcleo de las células).

Aunque es un buen meta-análisis, los datos que analiza son muy heterogéneos. Es decir, hay poblaciones muy distintas y métodos muy distintos al estudiarla. También debemos tener en cuenta que, además de estos efectos, la quercetina puede tener muchos otros. Por ejemplo, es un fitoestrógeno con actividad leve. Sin embargo, este estudio es un buen punto de partida para utilizar suplementos de quercetina con el objetivo de reducir las LDL o, en su defecto, buscar consumir más alimentos ricos en este tipo de flavonoide.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: