El secreto de productividad de los ganadores del Premio Nobel

La mayoría de nosotros queremos ser más productivos. Hacer más durante el día. ¿Quién no ha pensado antes que el día debería tener más de 24 horas? Pero se nos van las horas trabajando con una mente parcialmente distraída. Y luego cuando ya no aguantamos más, nos permitimos descansar, pero con un descanso pasivo que no lleva a nada. 

Ciclos viciosos

El escenario típico: llegas a la oficina o al lugar de trabajo, enciendes el ordenador y desde allí comienzan las distracciones. Notificaciones en el celular, compañeros de trabajo, una laguna mental, y luego tu mente te juega sucio, picas el anzuelo, y ahí te dejaste ir buscando en internet algo irrelevante. Ya, de vuelta al trabajo, y el ciclo se repite. Es como la rueda de un hámster, y no te lleva a ninguna parte. 

A eso es a lo que me refiero cuando digo que vivimos en un constante estado de trabajo mal enfocado, un estado semi distraído que agota las energías rápidamente y no nos permite avanzar. Lo peor del caso es que no te das cuenta. Probablemente si no ves este video seguirías con ese ciclo de trabajo-distracción una y otra vez hasta que acaba tu día de trabajo y llegas a casa. Es entonces cuando empieza tu descanso… que no es más que sentarse en el sofá con un control remoto en la mano a pasar canales hasta que te vence el sueño. Luego, al día siguiente lo mismo. Un ciclo dentro de otro ciclo. Y la vida se te va en cosas que a la final pierden el sentido. 

El método que voy a enseñarte hoy es el que me ha ayudado a ganar dinero desde mi hogar, incluso durante la pandemia. Trabajando como escritor médico y divulgador científico sin descuidar mi bienestar, metas, hobbies, mi pasión. Esas cosas que le dan sazón a la vida. Es también el método o el secreto que ha forjado la carrera de varios científicos ganadores del premio Nobel.

Para todas estas personas exitosas, el descanso es parte del trabajo. Aunque no lo creas, hacer lo que amas no es (o no debería ser) perder el tiempo; es parte de tu productividad. Pero tenemos que redefinir el descanso, ya que muchos piensan que es un estado mental pasivo, inactivo, insípido, y es por eso que se pasan las horas y sentimos que no hemos descansado lo suficiente. O peor, a veces esos “descansos” nos agotan más todavía en sentido mental o emocional. 

Si, puedes descansar viendo alguna película. Pero introduciéndote en ella. Viéndola con propósito y sumergiéndote en la experiencia. Podemos descansar escuchando o tocando música, pero cuando realmente resonamos con la música y nos emocionamos. O mejor aún, podemos tomar un descanso haciendo ejercicio, saliendo a dar un paseo al parque, tejiendo, haciendo un bordado, jugando con tu mascota. Sea lo que sea que decidas hacer para descansar, date el tiempo para estar realmente presente, y si puedes elegir un tipo de descanso que conlleva actividad física, no dudes en hacerlo. 

Estudio de seguimiento de ganadores del Premio Nobel

¿Quién lo recomienda? Yo solo soy un portavoz de lo que dice la evidencia. Vamos a evaluar un estudio publicado en la Creativity Research Journal donde se entrevistaron a 40 científicos y se les realizaron tests psicológicos durante más de 20 años. Resultó que algunos de estos científicos en el estudio ganaron el premio Nobel. ¿Qué diferencia había entre los científicos con carreras exitosas y aquellos que se quedaron estancados? El estudio nos dice que ellos integraban en su vida una pasión por algo artístico o una afición hacia la actividad física y los deportes. Psicológicamente eran iguales. Su nivel de inteligencia era el mismo. Pero los que verdaderamente cosecharon éxito salían del laboratorio, se desligaban, se olvidaban de todo por un tiempo, y se sumergían en sus hobbies, en sus pasiones. Pero de una manera activa porque era también parte de sus vidas, de sus metas.

Ese es verdaderamente un descanso que contribuye a tu éxito. Un descanso en el que activamente estás presente. Que te desconecta totalmente de tu trabajo y de verdad contribuye a hacerte sentir pleno y feliz. 

El estudio nos dice con palabras casi textuales que para ser exitosos, el trabajo y nuestras pasiones fuera del trabajo no compiten sino que se complementan entre ellas. Y es que debemos dejar de ver el descanso como un “no trabajo”. Es parte de nuestro éxito si queremos realmente llegar lejos.

El equilibrio entre trabajar y descansar

Ahora bien, descansando no se van a cumplir nuestras metas del trabajo. Por eso, así como nos enfocamos en el descanso, así como evitamos un descanso insípido y pasivo y nos sumergimos en nuestras pasiones, también tenemos que abocarnos en el trabajo al máximo de nuestra capacidad de concentración. Sin distracción. Y vaya que hoy en día hay muchas fuentes de distracción. Pero tenemos que buscar maneras de mejorar el enfoque constantemente. Este tipo de videos te ayudan a darte cuenta y retomar el rumbo, pero debes tener algo en tu día a día que ayude a recordarte la importancia de no distraerte constantemente. 

Si tu trabajo es realmente trabajo enfocado y tu descanso se convierte en una experiencia realmente placentera, le estarás dando a tu cerebro todo lo necesario para que el haga el resto del trabajo. Todos podemos vivir una vida de éxito, y la clave está en cómo integramos y mantenemos el equilibrio entre trabajo y descanso. 

Referencias:

Root-Bernstein, R. S., Bernstein, M., & Garnier, H. (1995). Correlations between avocations, scientific style, work habits, and professional impact of scientists. Creativity Research Journal8(2), 115-137.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: